Llegó la hora de trabajar las destrezas básicas. El correcto aprendizaje de la escritura, la lectura, la expresión verbal, el cálculo... Su adquisición es condición indispensable para evitar el fracaso escolar en los niveles posteriores.

El estudiante de Primaria cambia de aula cada hora, pues no debe pasar el día encerrado en una clase.

En nuestra búsqueda de una jornada equilibrada hemos diseñado un horario que permite alternar las asignaturas en que se aprenden las técnicas de base, con la enseñanza de materias impartidas por profesores especiales, cuyas disciplinas enriquecen y completan el currículo: Música, Dibujo, Pintura, Trabajos Manuales, Inglés, Educación Física.