Acción tutorial y plan de mejora

 

Cada alumno es diferente. Diferente en capacidades, intereses, hábitos, habilidades, personalidad. Nosotros queremos practicar una educación centrada en el alumno y para ello es necesario adaptar los contenidos de aprendizaje, con este propósito, nos incorporamos a la organización internacional llamada «Colegio del mundo» más conocida como Bachillerato Internacional.

Para poder asumir este objetivo, es esencial la figura del tutor que, por un lado, es el responsable de la programación de sesiones de acción tutorial. Se trata de unas 30 sesiones al año que deben estar centradas en aspectos formativos, orientadas a programar los trabajos escolares y pruebas de evaluación, actividades que generan un clima de convivencia positivo, técnicas de trabajo y estudio, centros de interés y proyectos promovidos desde el centro.

Por otro lado, los tutores son los responsables de definir el Plan de Mejora Personal. Esta herramienta, implementada en 2018, es el pilar de la acción tutorial en el Colegio, orientado a fomentar la reflexión y el autoconocimiento en los estudiantes, en colaboración con sus tutores y familias. Este plan permite a los alumnos establecer sus propios objetivos de mejora en ámbitos personales, académicos y cívicos, promoviendo sus valores y crecimiento integral. En este proceso, el tutor desempeña un rol crucial, guiando y apoyando al estudiante, dado que la formación en el CVE se enfoca en formar personas, no solo estudiantes.

El plan se estructura alrededor de tres pilares: el alumno, el tutor y la familia, enfatizando que una mayor colaboración entre ellos produce mejores resultados. Desde la educación infantil, se trabajan los atributos del perfil CVE, características que cualquier persona debe desarrollar según el criterio del centro. Es en la educación primaria donde los alumnos comienzan a ser conscientes de sus capacidades, reflexionando sobre sus fortalezas y debilidades. Por ejemplo, un alumno que reconoce que se enfada mucho con un compañero puede trabajar en ser más reflexivo y realizar acciones específicas para mejorar. Este proceso de mejora no tiene un plazo fijo, y se valora el progreso constante del alumno.

En la etapa de Educación Secundaria Obligatoria (ESO), los estudiantes ya tienen una comprensión más clara de sus fortalezas y debilidades y se plantean metas para mejorar como personas y estudiantes. Sin embargo, la dificultad radica en poner en marcha esos planes de acción y mantener el compromiso. Aquí, el tutor es fundamental para proporcionar apoyo emocional, motivar y aconsejar a los alumnos. Durante la adolescencia, los jóvenes buscan su identidad y lugar en la sociedad, tendiendo a encerrarse en sí mismos, especialmente en el ámbito familiar. Un objetivo común en esta etapa es mejorar la apertura en el entorno familiar, algo que los alumnos reconocen como una carencia y que intentan mejorar.

Las reuniones periódicas entre alumnos, familias y tutores son esenciales para evaluar los avances a nivel académico, personal y familiar, así como en la colaboración comunitaria. Los tutores señalan que cuando un alumno se siente bien emocionalmente y confía en sí mismo, el rendimiento académico suele mejorar. En caso de problemas, el Gabinete de Orientación del colegio, integrado en la comunidad escolar, está siempre disponible para brindar apoyo. El Plan de Mejora Personal es visto como una evolución positiva de las tradicionales tutorías, una herramienta clave para la formación integral del alumno en el CVE.

Este enfoque integral y personalizado del Plan de Mejora Personal refleja el compromiso del CVE con la formación completa de sus estudiantes, abarcando todos los aspectos de su desarrollo y proporcionando un soporte continuo tanto a los alumnos como a sus familias. Esta metodología asegura que los estudiantes no solo alcancen sus objetivos académicos, sino que también crezcan como personas responsables y conscientes, preparados para enfrentar los desafíos del mundo con una base sólida de valores y habilidades interpersonales.