Una mesa de luz que capta toda la atención de los más pequeños

Una mesa de luz que capta toda la atención de los más pequeños

Una clase a oscuras no es un aula sin vida, todo lo contrario. Enfocar varios recursos sensoriales en una única fuente de luz  ayuda a los alumnos a concentrar toda su atención y eso es lo que ha provocado la mesa de luz en nuestros alumnos de 0-1 año. En esta ocasión, y dado que estamos en otoño, las protagonistas han sido hojas plastificadas de distintos colores.

Este es uno de los recursos educativos que más atraen a los alumnos desde muy temprana edad. Se trata de una superficie con base luminosa que permite a los niños poder experimentar de forma sensorial, ya sea haciendo sus propias creaciones artísticas, usándola para cualquier tipo de juego que él mismo invente… La luz atrae de forma natural a los niños  y transforma los materiales dándoles una nueva dimensión. Los niños pueden jugar sentados en el suelo y pueden moverse perfectamente alrededor de ella.

En esta ocasión han sido hojas, pero esta mesa tan especial provoca la interacción de los alumnos con un sinfín de materiales: arena, papel celofán, piezas de colores, transparencias, etc.