ARTES PLÁSTICAS EN EDUCACIÓN INFANTIL: CREATIVIDAD, EXPERIMENTACIÓN Y LIBERTAD PARA EXPRESARSE

ARTES PLÁSTICAS EN EDUCACIÓN INFANTIL: CREATIVIDAD, EXPERIMENTACIÓN Y LIBERTAD PARA EXPRESARSE

No es un secreto que las artes plásticas son uno de nuestros pilares. La libertad para expresar lo que sienten los alumnos, sin prejuicios sociales ni estereotipos culturales, es el principal objetivo del desarrollo de la habilidad plástica, una capacidad creadora donde los ellos puedan expresar libremente lo que el mundo que le rodea les transmite.
La plástica en el Colegio se divide en dos áreas; una es la de trabajos manuales donde la utilización y manejo de diferentes técnicas y útiles como los punzones, telas, cartones, papeles, barro, etc. les va a permitir realizar trabajos sencillos, y asentarán las bases de su desarrollo sensorial y motriz desde pequeños. En el futuro, los trabajos van a ser más complejos, permitiéndoles exteriorizar sus emociones y plasmar su particular visión de la realidad.
Con las técnicas manuales se va a conseguir mejorar la habilidad y destreza manual y además fortalecer y tonificar los músculos de las manos, ayudándoles a liberar tensiones y emociones contenidas. Es fundamental que la obra no sea dirigida por el adulto, mucho menos criticada o cuestionada en su composición, el alumno perdería espontaneidad y vería coartada su capacidad creadora, así como sus posibilidades expresivas.
La otra área es la pintura donde los alumnos van a crear sus propias obras, desde la motivación interior y la necesidad individual de expresar sus emociones de forma espontánea.
Desde bebés se les pone en contacto con la capacidad creadora y expresiva, una emoción que no abandonan hasta bachillerato.