La formación académica entendida como una serie de conocimientos que el alumno debe adquirir a lo largo de su vida escolar es una parte importante de la formación pero no es lo único que la escuela debe promover. 

Lo que completa la tarea de formar a nuestros alumnos para el futuro es una serie de competencias y habilidades para la vida de entre las que cabría destacar: las destrezas de comunicación oral y escrita; las habilidades para la observación, el razonamiento lógico y el pensamiento crítico; las habilidades para asumir retos, desempeñar responsabilidades y perseverar en los propósitos; el compromiso social y las actitudes solidarias; la capacidad para el trabajo en equipo; la creatividad y la capacidad para tomar iniciativas. En resumidas cuentas, formar alumnos para el futuro que les espera no es solo llenar cabezas de conocimientos, es también entrenarles en habilidades que les permitan desempeñar sus tareas en la sociedad. 

EL PERFIL DEL ALUMNO CVE

  • Observador, reflexivo y crítico
  • Solvencia y responsabilidad en el uso de las TICs
  • Buen comunicador
  • Esfuerzo y perseverancia
  • Imaginativo, creativo y autónomo
  • Amor al conocimiento y curiosidad
  • Sociable y respetuoso
  • Solidario y comprometido
  • Capacidad de iniciativa y trabajo en equipo
  • Confianza en sí mismo y equilibrio personal

Observador Reflexivo y crítico 

Observador Reflexivo y crítico